La verdadera historia del origen del Diablo

La imagen del Diablo se unió siempre a la maldad más repugnante, la insolencia y a la fealdad nunca antes imaginada por la mente humana. Para eso cabe hacerse un breve repaso sobre este Ángel Caído, el primero en revelarse ante Dios. Y excluido del paraíso

satanas

Lucifer fue el primer ángel en despertar y fue las más grande y hermosa criatura de magnifica belleza en toda aura cósmica. Este ángel antes mencionado era de increíble hermosura y nunca comparada a ninguna otra creación. Todo Ángel creado después de él no tenían la misma belleza, ni la misma gracia que poseía Lucifer. Encargado de encender la primera luz del universo y en recuerdo aquella luz se le llamo lucero.

El nombre de este ente se le conoce por diferentes maneras, por ejemplo; Diablo, Demonio, Satanás, Luz-bel, Lucifer, etc. Como también podemos conocerlo por diferentes idiomas. Pensar o imaginar que todos estos nombres representan a la misma criatura es un gran error, ya que a este Demonio poco le importa cómo le llamen. En otro caso el Diablo también puede apropiarse con nombres de santos pertenecientes a otras jerarquías.

La imaginación y la primitiva iglesia de otra época unió en un solo personaje a todos estos nombres mencionados anteriormente para ubicar los dentro de una misma bolsa todo aquello que no se adaptaba a la orden que intentaban imponer en su época. Así es como los gitanos hablaban de todo extranjero llamándolo “Demonio” para negar a ese pueblo y sus creencias de la iglesia, les atribuyeron a los gitanos que eran devotos del Demonio y todos sus actos eran despreciados abominados y marginados de la sociedad. La Iglesia católica aporto más que cualquier otro atribuyéndole una gran fama al Demonio y sus actos que cualquier otra religión, esto se dispersó luego a todas las derivadas del catolicismo en todas sus diferentes religiones nuevas como sectas. Por lo que tuvo suficiente fama en las personas de la edad media.

Deja un comentario